Lo obra creativa que hoy propone Nöel Loeschbor es la consecuencia de un proceso formativo variado en las disciplinas asimiladas, constante en tiempo e intensidad y seguro en la manera de entender que la formación es un proceso que se alimenta con la predisposición de enfrentar la creación con una base sólida de fundamentos, criterios y acciones.
Su formación académica se inicia en la Universidad Nacional de Córdoba, logrando el titulo de Grabadora, dentro de ésta disciplina investiga y perfecciona la técnica de papel hecho a mano mediante métodos artesanales, logrando así el material básico y fundamental para la realización de su primera serie de gofrados con relieves altos. (serie para ciegos).
Del gran maestro Antonio Berni, descubre un universo motivador, que influye de manera particular en su obra, no solo en la concepción de una técnica particular, sino también en una evolución de su pensamiento para la gestación misma de la obra, que se verifica en la utilización e incorporación de materiales no convencionales.
De esta manera su proceso creativo la llevará a definir una especie de “juego creativo” donde lo lúdico, lo azaroso, lo imprevisto, lo sorpresivo, etc, conforman un abanico de cualidades que enriquecen de manera maravillosa el camino creativo que ella inicia tal vez mucho antes que la obra misma, practicando un constante acopio de materiales que la estimulan e inspiran en el hoy y en el mañana.
El manejo de telas, puntillas, hilos o ropas que incorpora en sus matrices para grabados inicia el descubrimiento del mundo textil que de manera decisiva lo adopta en su proceso creativo luego de trabajar un periodo junto a Malcon Cristian. Es así que lleva a delante una serie de “obras dinámicas” donde el observador es el que configura una imagen que se define según como se organizan distintos planos de telas intervenidas. Ya definida como artista textil, incursiona en variadas muestras y salones, logrando una Mención en el Salón Nacional de Arte Textil Palais de Glase de 2008, una muestra individual en el marco del la Bienal Internacional de Arte Textil de Buenos Aires de 2009 y la selección para participar en el Salón Bienal del Museo Sívori de 2009.
Dando un giró en su proceso, decide indagar en la cerámica intentando grabar las texturas propias de lo textil, así aparecen exquisitas piezas cerámicas con texturas de puntillas, encajes y bordados y con esmaltes policromáticos.
La siempre presente atracción por las características sensitivas de los materiales, la llevará a iniciar el camino que en la actualidad transita, el de los mosaicos cerámicos, donde conjuga todo lo anterior y en el que mejor puede traducir sus emociones cotidianas. Es así que en cada “mural” aparecen de manera mágica los objetos guardados y atesorados por años, los materiales de desecho que renuevan su vida útil y trascienden en el tiempo y las nuevas piezas por ella realizadas especialmente para cada caso en particular.



Grabados




Mosaico




Contacto



  Cacheuta 3620 Barrio Altos de Vélez Sarsfield